Select Page

EMOCIONES

MANEJO CORRECTO DE LAS EMOCIONES

Es muy común leer artículos que confunden el concepto de sentimientos con el de emociones, hasta podemos hablar desprevenidamente del uno y del otro sin notar sus diferencias en significado. Según el Diccionario de la RAE un sentimiento es el “estado afectivo del ánimo producido por causas que lo impresionan vivamente”. Por otro lado, una emoción es la “alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática”.

Las emociones

son reacciones que todo ser humano experimenta a diario, algunas veces se expresan con alegría, tristeza, ira, miedo, esperanza, sorpresa o confianza generadas por factores internos o externos al individuo que los vivencia. Fuimos creados como seres emocionales puesto que Dios impregnó de su naturaleza en nosotros los seres humanos, por esto, entre otras cosas se confirma que somos hechos a su imagen y semejanza “Al ver Dios tal belleza, dijo: Hagamos ahora al ser humano tal y como somos nosotros…  Fue así como Dios creó al ser humano tal y como es Dios. Lo creó a su semejanza. Creó al hombre y a la mujer” (Génesis. 1:26-17), puesto que tenemos la posibilidad de experimentar emociones diversas, aunque no en la misma medida que el Creador, el cual según nos enseñan las escrituras también presenta momentos en los que podemos observarle alegre o triste y diferentes emociones con las que convivimos los seres humanos.

Las emociones

se clasifican en emociones positivas y emociones negativas las cuales son necesarias para el correcto desarrollo de la personalidad y la salud mental de las personas.

Emociones positivas como la alegría, esperanza, ilusión, motivación entre otras son agradables y sirven para mantener un sano equilibrio en cada individuo, sin embargo, hay que hacer la aclaración que no siempre el estar alegres o motivados (emociones positivas) con prácticas como por ejemplo el consumo de sustancias, ver pornografía, hará bien al desarrollo integral del ser humano pues va en contra de lo que Dios desea para la humanidad, realmente la alegría y la motivación debieran venir de entender el propósito por el cual fuimos creados y no producto de estar dando rienda suelta a los deseos pecaminosos pues al final esto nos llevará a la muerte espiritual.

Las emociones negativas como la tristeza, angustia, frustración, miedo o ira son desagradables y tienden a generar depresión, ansiedad y otros trastornos de orden afectivo y mental cuando las personas no aceptan o reniegan del estado del ánimo que estén viviendo, no entendiendo que las emociones son pasajeras y no permanentes, maximizando y distorsionando la realidad, dando más valor a estas emociones que a la vida misma, perdiendo la capacidad de juicio, razonamiento, perspectiva del futuro y disfrute de la vida.

Es importante resaltar que este tipo de emociones son necesarias para crecer en madurez, confianza y compasión por otras personas, puesto que al experimentar miedo, tristeza o ira podremos entender que a los que aman al Señor aun estas emociones negativas nos ayudaran para bien (Ro. 8:28).

 

El portal psicología online expresa lo siguiente en uno de sus artículos: “Ambos tipos de emociones son normales y necesarios. No obstante, el predominio de emociones positivas conlleva a una vida más sana y feliz, mientras que la presencia de más emociones negativas que positivas, conlleva al estrés y al agobio, lo cual puede generar que los problemas se intensifiquen”.

Tal Vez como joven te has preguntado, cómo puedo controlar mis emociones pues están a flor de piel seguido y no sé qué hacer para controlarlas de manera adecuada. Para dar respuesta a este y otros interrogantes sobre el manejo de tus emociones, veremos unos consejos respecto al manejo apropiado de estas:

 

  • Acepte que experimentar emociones hace parte del diseño de Dios al crearlo a usted. Génesis 1: 31 “Entonces Dios miró todo lo que había hecho, ¡y vio que era muy bueno!”
  • Rinda su vida al Padre cada día en oración. Hebreos 4:16 “Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos”.
  • Practique lo que enseña la biblia. Santiago 1:22 “Pero pongan en práctica la palabra, y no se limiten sólo a oírla, pues se estarán engañando ustedes mismos”.
  • Jesús nos entiende pues experimentó todas las emociones. Mateo 28:20 “…Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.
  • Haga un listado de las emociones que más le cuesta trabajo manejar y deje que el Espíritu Santo tomé el control absoluto de esas emociones. Zacarías 4:6 “… El Señor dice a Zorobabel: “No es por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu, dice el Señor de los Ejércitos Celestiales”.

El Señor está contigo en el proceso de aprender a controlar tus emociones y ha declarado en su palabra que él comenzó una buena obra en ti y la perfeccionará cada día (Fil. 1:6), solo necesitas disponer todo tu ser y permitir que él trabaje en ti siempre, entonces podrás ser controlado por su tierno amor y no por las situaciones que alteran tus emociones, pues tu corazón estará firme y confiado en Dios (Sal. 112:7).

AUTOR: DAVID BRAVO

PASTOR, PSICOLOGO Y TERAPEUTA FAMILIA SISTEMICO